Blogia
Literatura Torcida

La Flor del Diablo: una nueva apuesta de ViaMagna

Hola amigos! Hace ya tiempo que he llegado a la conclusión de que este blog es mejor dejarlo correr a su aire y nunca forzar un artículo. Primero porque estoy cansado de empezar mierdas de posts que nunca cuelgo porque son… pues eso, una mierda que escribo por obligación. Y segundo porque el Torcimiento Literario tiene su propio ritmo y su propio pulso. Lo cual explica que actualice este sitio por tercera vez en pocas semanas: me llega cada cagada a la librería!!

 

Más que centrarnos en una sinopsis, hoy quiero hacer un Análisis Externo Completo de una novela que llegó hoy y que me tiene fascinado. Y como siempre, aviso para navegantes y trolls varios: no me he leído el maldito libro. Ni creo que lo haga. No necesito que vengas a decirme que soy un gilipollas porque “critico sin saber”. Eso ya lo sé.

Y ahora, al turrón:

 

La novela en cuestión se llama “La Flor del Diablo”, título que no está mal.

La portada es guapa, de colores sobrios, con una flor en el centro rodeada de llamas, un pentáculo, muy siniestro todo, de puta madre.

Entonces miras el logo de la editorial y compruebas con horror que es de… ¡¡VíaMagna!!

 

“Ya vamos mal” es lo primero que he pensado. Y no me equivocaba. Pero es que apostar por ViaMagna es apostar a caballo ganador.

 

El autor de la novela en cuestión se llama JÖRG KASTNER. ¿Tú lo conoces? Yo tampoco. Y el editor tampoco. Así que para darle vidilla a un nombre que, salvo por sus aires de caporal nazi, no tiene nada de especial, han puesto debajo EL DAN BROWN ALEMÁN.

Y pienso: ¡qué terrible debe ser un Dan Brown alemán! Si a lo monótono de los esquemas danbrownianos se le suma el cabezacuadradismo germano, la literatura resultante puede ser como una fotocopia repetida hasta el infinito…. La misma novela publicada uuuna y otra vez con diferentes formatos y títulos, pero diciendo siempre lo mismo… vamos, como Alfaguara con Pérez Reverte…

 

La foto del autor me gusta: tiene entraditas y una mirada soñolienta y perdida en el vacío, y sobretodo un hermoso BIGOTE estilo “Cuéntame” que ya anuncia tramas espeluznantes y vuelcos argumentales de tres pares de cojones.

Entonces llega la biografía del autor y notas la elegante mano de ViaMagna en cada frase. Transcribo:

 

“Nació en 1962 en Weserbergland, Alemania. En 1993, culminó sus estudios legales al aprobar el segundo examen estatal para actuar como juez, fiscal de la nación o abogado. Pero su anhelo por escribir y sus primeros libros publicados lo animaron a transitar el camino de la literatura. La investigación del material y sus fuentes es similar al estudio de la historia que, en retrospectiva, bien la hubiera disfrutado más que el derecho. Es por eso que en sus libros no se limita a una edad o incluso a un siglo en particular.”

 

Bueno, analicemos esto, que tiene tela.

 

1)       Sería mejor que no me hubieran dado esas fechas. Primero porque me importan un carajo, y segundo, porque si terminó la carrera con 31 añazos… seguro que un coco no es! Aunque a lo mejor era tuno…

2)       Jamás hubiera pensado que una biografía de una novelita me diera tanta información sobre el sistema académico-judicial alemán. No lo hubiera pensado porque, básicamente, no tiene ningún sentido.

3)       La frase de la “retrospectiva histórica” esa me gusta, es bonita, aunque en realidad no creo entenderla del todo. Pero la sensación que me deja es como si el redactor de ViaMagna le estuviera diciendo al bueno de Jörg que ha malgastado su juventud estudiando derecho… con lo bien que se lo habría pasado estudiando Historia!!

4)       Paraos a pensarlo: ¿no sería muy jodido que un redactor de una editorial extranjera viniera a decirte que has malgastado diez años de tu vida estudiando una mierda de carrera? Yo me cambiaba de editorial.

5)       Lo mejor, la conclusión final, que no tiene nada que ver con lo que se ha dicho antes. Es como si dijeras: Johnny Malone estudió Química en Pensilvania y los jueves se rasca los sobacos, y por eso sus thrillers abarcan toda la escala del crimen organizado. O sea, como si no dijeras nada.

 

Por supuesto, ante tamaña biografía, yo necesitaba saber de qué iba el libro. Y leí la sinopsis:

 

            Ámsterdam 1671. En los últimos años, los Países Bajos habían sufrido una auténtica fiebre, comparable a la del oro, la “tulipomanía”. Todo el mundo vendía sus posesiones para invertir en bulbos, el negocio más rápido y próspero que se había visto nunca. La burbuja fue creciendo y convirtiéndose en una enorme especulación financiera, que acabó en crisis económica. Muchos se arruinaron. El tulipán cayó en desgracia, el gobierno controló el comercio a partir de entonces y los ciudadanos juraron que una flor no les llevaría al borde del desastre nunca más.

            Años después, los “Admiradores del Tulipán”, una exclusiva sociedad, sigue reuniéndose en una taberna de Ámsterdam. Cuando uno de sus ilustres miembros, un acaudalado banquero, regresa de noche a su casa, una mujer desconocida lo acuchilla brutalmente. En la ciudad empiezan los rumores. Se trata de la segunda víctima que sujeta unos extraños pétalos en la mano. El inspector Jeremías Katoen dirige la investigación y, tanto los amantes fanáticos de los tulipanes como sus no menos fanáticos detractores, le conducen tras la pista de un ejemplar extremadamente raro y peligroso, robado otrora en el Imperio Otomano. Ahora el enigmático Tulipán del Diablo parece haber caído en mano de traidores a la nación.

            Una trepidante intriga policíaca que nos irá mostrando un Ámsterdam fascinante en una época misteriosa y llena de suspense.”

 

            Lo primero que uno piensa es que alguien ha estado fumando muchísimo crack. Porque, no me jodas, vale que empiezan a no quedar temas con los que argumentar una trama de thriller, pero coño, la tulipomanía… LA TULIPOMANÍA!!!! Es como si escribieras una novela sobre, yo qué sé, la “Phoskitomanía”.

            Lo segundo es el evidente afán editorial por acercar la trama al lector trazando paralelismos con el mundo de hoy, y más en concreto con la crisis. Que dices: qué guay que tenga que comerme la crisis hasta cuando intento desconectar con una novela, pero en fin…

            Por otro lado, cualquiera diría que esta novela está ambientada en España, ¿eh? Fíjate, si cambias “tulipomanía” por “chalecitomanía”, ya tienes nacionalizada la trama. Y la actitud de los neerlandeses estos es igual que la nuestra: en vez de asumir su culpa por ser unos especuladores de mierda, le echan la culpa a los pobres tulipanes, que solo se limitan a hacer la fotosíntesis. Como aquí, que culpamos a los gobiernos… que por cierto, también se dedican a hacer, básicamente, la fotosíntesis. Joder, los paralelismos no tienen fin!! A ver si esta novela va a ser mejor de lo que me pensaba y todo… Bueno, sigo.

            Tengo que reconocer una cosa: he leído nombres absurdos para una secta secreta de un thriller… pero “Los Admiradores del Tulipán” posiblemente sea el más estúpido. Quiero decir, no puedes formar parte de una secta que se llama Los Admiradores del Tulipán y pretender que te tomen en serio. ¿Qué será lo siguiente? ¿Los Contempladores de Margaritas? ¿Los Fans del Cocotero? Joder, más que una secta parece un grupo del Facebook ese de los cojones.

            Y ya el remate final viene con la intriguilla esa del Tulipán del Diablo. Un ejemplar raro y peligrosísimo en manos de un traidor a la patria… ¿por qué es tan peligroso? Quizá es que si se lo pone en la solapa el embajador de Paises Bajos, tira un chorrito de agua cual floripondio de payaso de circo. Imagina la de guerras que puedes provocar echándole agua en la cara al primer ministro turco con tu tulipán diabólico. ¿De verdad soy el único al que todo esto le parece demencial?

 

            En fin, que Jörg Kastner se ha ganado mi admiración por los siglos de los siglos (ViaMagna ya la tenía ganada desde hace mucho), sobretodo por lo irónico de la dedicatoria de su libro. Porque, considerando que toda la trama gira entorno a lo malévolos y portadores de desgracias que son los tulipanes, dedicarle el libro a tu novia diciendo: “Para Corinna. Para ti han de llover un millar de tulipanes” me parece tan jodido como echarle una maldición gitana.

            Admiro a estos alemanes.

 

            A cuidarse amigos!!

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

-

Hola! Sí, en el libro ya hablan de la crisis del tulipán como "evento histórico", aunque en su momento pasé. Tiempo después volví a encontrar algunas referencias en algunos ensayos, y juraría que hasta en una película (puede ser en la nueva de Wall Street?? no recuerdo). Revisé el artículo para ver si era mejor quitarlo, pero decidí dejarlo como estaba. La coña viene más por lo absurdo que suena a priori un thriller trepidante sobre la TULIPOMANÍA (que no me negarás que, como nombre, es cojonudo) que por el hecho en sí. Acostumbrados a hecatombes mundiales, biblias ocultas, hijos de Jesucristo y caos vaticano, hablar de una crisis que vivieron los holandeses por especular con tulipanes suena a cachondeo.

Gracias por el comentario y bienvenido!

--- El mié, 30/3/11, Blogia

Veps -

Estooooo, sin ánimo de tirar por tierra tu artículo...

realmente en holanda hubo por esa época una burbuja especulativa con TULIPANES que ríete tu de la especulacion con chalets en torrevieja.

Sí, recuerda a la crisis, pero esque lo de los tulipanes el el tipico ejemplo que te ponen en clase de economia como crisis debido al libre mercado

ana -

Una ojeada por el mundo le hubiera hecho saber al teutón que en la Argentina tenemos unos condones famosos que se llaman 'Tulipán', entonces, en vez de escribir ese libro se hubiera echado un polvo que es más sano y divertido.

felicita -

Como me gusta leerte, te voy a echar un cable.

Leete (lo que puedas) del libro EL TRAJE NUEVO DE LA EMPERATRIZ de Jaid Black y dinos tu opinión. Bueno, te confesaré que yo no he podido. Pero es para comprender las politicas de edición de las editoriales. ¿Se fuman un celtas rancio antes de escoger un texto?
Un abrazo.

Encarni -

Me encantaría que dedicara alguno de sus contados posts (ya sé que es mucho pedir) a una 'serie' que me he topado en la última revista de Círculo de Lectores... Le aseguro que no tiene desperdicio, ya me pegué una jartá de reí sólo leyendo las dos páginas que le dedican y que puede usted descargar aquí: http://www.megaupload.com/?d=SETH7T3K

Un saludo desde el Sur.

Kiwi -

Qué partida de culo. Y, lo siento si suena mal, pero eres la poya. Tu eres fan del tal Jörg, pero yo soy fan de tus análisis.

"¿Qué será lo siguiente? ¿Los Contempladores de Margaritas? ¿Los Fans del Cocotero? Joder, más que una secta parece un grupo del Facebook ese de los cojones."

Qué bueno.
Nada, tú a tu ritmo, pero no te olvides de seguir con esto.
Ala, con dios y que te lluevan tulipanes. O lo que sea xD

Eoghan -

Jajaja hice el ademán de abrirlo pero me quedé en la dedicatoria. Me impactó tanto que ya no avancé. Y ahora veo que ha sido un error!! El titulo que dices es "El Cuñado del Constructor de Ataudes" jajajaja y sí, efectivamente no tiene desperdicio. Ahora estábamos echándonos unas risas aqui con los compañeros mirando vuestro descubrimiento. Gracias!!!

Ana -

¿Ni siquiera lo has abierto? Vete directamente al capt. 11: el título no tiene ningún desperdicio (de memoria soy incapaz de reproducirlo)
Por cierto, el descubrimiento no es mío, sino de la otra Ana de nuestra librería.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres