Blogia
Literatura Torcida

Grandes Excusas de Escritores (I)

 

Hola amigos! Ando en plena "promo" del libro de los cojones, así que el otro día nos hicieron una entrevista a mi editor y a mí en Radio Sant Vicenç. Estuvo la mar de bien porque Rafa y Bienve son majísimos, y había para picar unos cupcakes de morirse. Nos reímos con ganas, con Joan Eloi aprendí muchísimo sobre el funcionamiento y pensamiento editorial, y además se me ocurrió una chorrada para hacer de entradilla para el blog.

Me preguntaban por Jack London y su habilidad para el plagio. El tío, la verdad es que era un máquina, cuando encontraba en la prensa algún relato interesante, sus autores podían darse por jodidos. Pero lo mejor de él no era su desvergüenza al chorizar, sino su elegancia al escaquearse. Reconoceréis que decir "sólo me inspiré" para, acto seguido, enviarle una carta al autor del original felicitándolo por el escrito, es para cagarse.

 

Lo bueno es que Jack London no es el único.

 

Que los escritores son gente con mucho morro, eso no lo puede negar nadie. Pero también son gente con mucha inventiva, y eso da pie a situaciones delirantes cuando les pillan en un renuncio. No hace falta ni mencionar a Quevedo, ese genio y primer espada del arte de dar por culo, del que todos recordamos sus burlas a Góngora pero que empezó, también él, plagiándole.

¿Y dónde están sus sucesores?, me preguntaba. Y enseguida se me vinieron un par de casos a la cabeza, y alguno más encontré por ahí indagando en el google (si buscáis "malos escritores" salen varias páginas divertidísimas). Excusas cojonudas que glosará la crítica literaria del siglo XXII, en alguna nueva oleada de fervor por lo cutre como la que vivimos ahora.

 

EL HOMBRE QUE CONTABA ANÉCDOTAS LITERATURIZADAS

 

La primera que se me vino a la cabeza ni siquiera tenía nada que ver con un plagio, pero ha sido el caso más sonado del año, era inevitable. Me refiero, por supuesto, al circense espectáculo que se ha montado con el alegre y díscolo Sánchez Dragó. No diré nada al respecto porque el tema es delicado, pero sí me gustaría resaltar la actuación estelar del autor. En primer lugar, por meterse solito en este marrón. Que lo mismo era buscado (todos los implicados se han hecho los dolidos, aunque vete a saber) pero que ha salpicado la hostia. Y en segundo lugar por la sobria respuesta de Sánchez Dragó a las acusaciones. En las que viene a decir, primero, que aquello de las lolitas ya lo había contado antes (lo cual parece que es cierto) y nadie le había dicho nunca nada, y que en realidad no es tal como lo cuenta, sino que estaba "literaturizado". Y a mí me parece cojonudo, amigos, porque eso puedes entenderlo como te venga en gana. ¿Qué coño significa "literaturizado"? Según la RAE "literaturizar" consiste en conferir carácter literario a algo o a alguien. Es decir, que como definición, no nos sirve para una mierda. ¡Así que tendremos que descubrirlo nosotros!

 

  1. Puede significar que en realidad lo hizo y que ahora lo ha puesto por escrito en un libro. La literatura autobiográfica no es menos literatura, y además tiene el plus cómico de que si ésta es la acepción correcta, la excusa del autor podríamos traducirla como "no lo hice, pero en realidad sí lo hice, cómo se te queda el cuerpo".

  2. También puede significar que en realidad no hizo nada y que sólo ha adornado una historieta. Lo cual sería más cutre, porque entonces no estamos leyendo más que los sueños de un viejete verde como el que todos los hombres llevamos dentro. Esta otra acepción también tiene un añadido humorístico: si éste pensamiento en concreto está ficcionado... ¿pueden estarlo los demás? Se supone que la gracia del libro está en Sánchez Dragó y Boadella soltando lo que se viene llamando "verdades como puños", expresión que ya da asco de tan utilizada. Pero si no son opiniones y experiencias auténticas sino literaturizadas, ¿en qué coño queda el libro? Ni puta idea, pero oye, seguro que hasta sale alguno diciendo que es un ejercicio extremo de metaficción.

 

En fin, un glorioso ejemplo de cómo un escritor puede salirse por la tangente y quedarse con todos nosotros con alegría. ¡Viva la literatura!

 

¿Y ESTE TÍO QUIÉN ES?

En una de las páginas que antes citamos hay varios casos o supuestos casos de plagio. Uno de los que más me han llamado la atención es el de Lucía Etxebarría. Hay mucha leyenda negra sobre esta escritora, y según cuentan algunos, justificada, pero en rigor debo decir que no tengo ni puñetera idea de cómo es ella en realidad. Mi único contacto se reduce al pasado Sant Jordi, cuando se materializó en mi parada de libros como por arte de magia. Pero sonreía amigablemente antes de desaparecer, así que debería decir que es una tía majísima. Bueno, da igual. De un modo u otro, ha sido acusada varias veces de plagio. Sus salidas, por lo general son Londonianas, es decir, ella a veces encuentra material interesante y lo recicla y convierte en un producto de intertextualidad literaria. Estos palabros molan la hostia, te quedas con cara de tonto cuando los escuchas. Y hasta cuando los escribes. El caso es que cuando (¿Interviú? Creo que sí) la acusó de plagio, ella les demandó argumentando que gente más dotada (su editora, escritores amigos, etc) lo había visto bien, y que quién era ese mierda de periodista que osaba cuestionar la sensibilidad artística de esas personas. ¡Con dos cojones! Sólo faltaba ahí un sicario que le escupiera en el ojo al desgraciado. Y es que ya lo decía Tolkien: hoy en día sólo hay hombres menores, y de la vieja raza de los reyes, de esos Hombres Mayores, más sabios y mejores, quedan poquísimos.

Coñas aparte, yo no sé qué pensar sobre este asunto. Mira a Houllebecq: le pillaron copiando trozos de la Wikipedia, él lo admitió elegantemente, asumiéndolo como parte de su trabajo creativo, y ahora le han dado el Goncourt. A lo mejor sí que es verdad que en esto de la literatura sólo pueden hablar los entendidos. ¡Quién sabe!

 

NO, LA CULPA ES DE MI CUÑADO

Pero sin duda, la más divertida (a la par que estúpida) excusa literaria de la última década se la debemos a la superlativa Ana Rosa Quintana.

Para el que no recuerde bien cómo fue la cosa, a esta mujer se le ocurrió escribir un libro llamado "Sabor a hiel". El tema por lo visto era como muy escabroso, con el problema del maltrato de fondo. Pero entonces, ¡ah! Alguien se dio cuenta de que varios párrafos eran literalmente copiados de Danielle Steele. ¡Toma ya! Ojo, a mí me parece bien. Si vas a plagiar, al menos plagia a alguien con calidad o gancho literario, ¿no? ¿Pa qué vas a plagiar a un torpe? La contrapartida es que es fácil que te pillen rápido, claro. Así fue, y enseguida aparecieron más fragmentos copiados: de Colleen McCullough, de Ángeles Mastretta... Los medios se le tiraron a la yugular, tú dirás, Planeta retiró el libro, y al final ella se destapó con unas impresionantes declaraciones, en las que básicamente escurrió el bulto y le echó la culpa a su ex-cuñado. ¡Viva la familia política! AR sazonó sus ya de por sí jugosas palabras con otras revelaciones sobre el proceso de creación artística, esto es, que como era su primera novela y la cosa resultaba larga y cansada, ese cuñado la ayudó a escribirla, aunque la idea original era suya. Vamos, que le dio el libro al muchacho para que hiciera cuatro retoques. Pero el muchacho lo que quería era irse a tomar unas cañas, así que cortó unos párrafos aquí y allá, los coló en medio de la novela, y ala, a tomar por culo. Menudo marronazo le dejó a su cuñada.

 

La soberbia declaración de AR echándole la mierda a su cuñado es un ejemplo de manual de cómo dinamitar tu carrera literaria sin posibilidad de salvación. No sólo admitió que es cierto lo de los fragmentos robados (¡PLAGIO!) sino que acusó de ello a un colaborador desinteresado (¡TRAICIÓN!) que al parecer le escribía partes del libro (¡NEGRERISMO!). En algunos medios incluso se hizo cachondeo con la posibilidad de que AR ni siquiera le echara un ojo a las galeradas definitivas, pero yo ya no hurgaría tanto. A fin de cuentas, ¿por qué iba ella a reconocer un párrafo escrito por Danielle Steele? ¡Si a lo mejor no la ha leído en su vida!

 

Moraleja: si vas a escribir un libro, mejor que lo hagas tú solo.

Ya hemos visto que, amparándose en galimatías incomprensibles sobre la creación literaria, un escritor con jeta y oficio puede sobrevivir a cualquier acusación desagradable.

Pero como ni siquiera sepas qué coño pone en ese libro que se supone que has escrito... bueno, entonces estás jodido.

 

A cuidarse, amigos!

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

12 comentarios

-

Hola Elena, pues gracias a ti por tus palabras! Me alegra mucho que lo hayas disfrutado, y en cuanto a coincidir o no coincidir, pues ahí está la gracia, supongo. En realidad todo el asunto va sobre la subjetividad de leer.
En cuanto a los autores que citas, tienes más razón que una santa, sobretodo con Salinger. Ahí es para darme, porque además quería incluirlo y al final, simplemente se me olvidó. Coño, si su foto clásica de ermitaño-cabreado merecía salir en la portada!!

En fin, c'est la vie. Encantado de tenerte por aquí y, de nuevo, gracias por tus palabras. A cuidarse!

Javier

--- El vie, 18/2/11, Blogia

Elena -

Hola Javier:
No conocía ni tu blog ni tu libro hasta esta mañana, que tenía poco que hacer y al igual que los jubilados se van al bingo, cuando me aburro me compro libros.
Me ha parecido curioso el plateamiento, y ha caído.
Lo he terminado hace un rato. Me ha encantado, sobre todo porque destrascendentaliza (vaya palabro me acabo de inventar) a los autores, que a fin de cuentas eran GENTE como los demás.
Se te nota el cariño que les tienes a algunos, y el paquete a otros, en algunos coincidimos y en otros no.
Ya dices en la introducción que no vas a hablar de todos y que no tienes que justificarte por haber elegido hablar de unos y de otros no.
Pero ni nombrar a Kipling y Salinger... solo nombrarlos un poco...
Pero es que tenía que decirlo, lo siento.
Me estoy alargando, pero sólo darte las gracias por el libro y por el blog, del cual me voy a hacer fija.
Espero que no pierdas el sentido del humor.
Un saludo

-

Hostiaaa! Mariano!! Tío, desde que te fuiste de la librería ya no he vendido ni uno jajaja bien hombre, tú hazme publicidad que necesito vender muchos libros pa poder mandar lo de encargado a tomar por culo y dedicarme sólo a ser librero, que esto es un sinvivir.

Me alegra un huevo que te gustara el libro, y aún me alegra más que asomes por aquí, un abrazo Mariano!! A ver qué día te pasas por la librería!

--- El mar, 8/2/11, Blogia

MARIANO EL SEGURATA -

HOLA XAVI ,soy el segurata que te vendia los libros ya sabes ...jajajja tio eres el escritor con el que mejor me lo he pasado jamaaaaaaaasssss,ni tolkien ni sthephen king ni pollas...eres un crack ecribiendo lo que miles de personas hemos pensado al leer la iliada por ejemplo.por cierto he recomendado tu libro a tutiplen en diferentes foros en los que me encuentro y todo el que me a hecho caso esta deseando una nueva entrega simplemente ,podria felicitarte sin embargo te doy las gracias por este libro ( que pa colmo me regalaste personalmente )la proxima vez que te vea por dios dedicamelo por que vas a ser famoso tio jajajajajajaj GRANDEEEE QUE ERES MUUUU GRANDE

-

Hola Enrique: lo primero, bienvenido, encantado de conocerte. Pregunta indiscreta: eres Enrique Cortés, el de La Torre?

Gracias por tus palabras, la verdad es que uno de los colectivos donde menos esta gustando el libro es entre el profesorado, así que me siento reivindicado!! Aunque me temo que una Historia Torcida de la Filosofía tendrá que esperar (sería complicado abordar un libro así sin toneladas de drogas) ya está en marcha un nuevo proyecto "torcido" que espero os guste, al menos, igual que el literario.

De nuevo, gracias por los ánimos, y un abrazo!


--- El lun, 24/1/11, Blogia

Enrique Cortés -

Javier, soy escritor y profesor de literatura en un instituto de Córdoba. Quiero agradecerte los cientos de carcajadas que me está regalando la lectura de tu libro. Creo que es de las mejores compras que he hecho en los últimos años. Sigue escribiendo, de verdad. Espero con entusiasmo una posible Historia torcida de la filosofía que ya apuntas en algunos pasajes. Un abrazo.

E.C.

Jordi -

Hola Javier !

Paseando hace unos días por un Abacus me topé con tu libro. Yo soy de los que no pueden estar sin un libro en las manos, pero no suelo elegir de antemano qué quiero leer. Simplemente cuando necesito alimento, me paseo por alguna librería y me compro el primer libro que me hace "boom". El tuyo me gustó, lo compré... y... JODER ! Es buenísimo ! He soltado carcajadas en el metro por tu culpa.

Soy periodista,de Barcelona, digamos que de una radio importante, presento un programa a nivel nacional, y me encantaría conocerte y, si te apetece, que te vengas a mi programa. No he encontrado tu e-mail ni en este blog ni en ningún lado, así que espero que leas este comentario y te pongas en contacto conmigo.

mi mail: jorditunon@gmail.com

un abrazo, y espero noticias.

-

 
Hola Picatrix:


Pues lamento que no te haya gustado HTL, es frustrante cuando uno se compra un libro y resulta un pufo. Entiendo tus objeciones, y alguna, incluso podría compartirla. Sin embargo, sí querría añadir algún matiz a tu valoración. En primer lugar, éste no es un libro orientado a adolescentes. En todo momento me dirijo a un público adulto, y todas las referencias que hago al sistema educativo y a los púberes las dirijo a adultos. Dejando de lado que ni soy pedagogo ni pienso dedicarme, lo que sí es evidente es que el actual sistema no da frutos excelsos precisamente (aunque más que a los sufridos profesores, deberíamos mirarnos a nosotros mismos como padres, quizá). Mi intención, en este aspecto, no es reducir la literatura a cuatro chascarrillos, sino entrar en ella de otra forma, más grotesca y chanchullera y desenfadada, y quitarnos de encima esa terrible máscara que la convierte en una mierda elitista y aburridísima sólo apta para
mentes de alto nivel. Es evidente que la literatura es muchísimo más que opio y juergas. Pero también es verdad que la mayor parte de nuestros literatos eran unos piezas de cuidado, aunque eso siempre parece pasarse por alto. Como si nos diera vergüenza que alguien capaz de escribir Los Tres Mosqueteros, o Colmillo Blanco, o El Gran Gatsby, fuera un golfo.
En cuanto al contenido "anexo", sobraría en un manual al uso, pero esto no lo es. Escribo como lector, como librero, e incluso como "ciudadano" o como padre. Más que un catálogo, es un recorrido de lectura, mi trayectoria personal y mi experiencia, y la literatura está ligada de forma inexorable a la vida diaria y a nuestras inquietudes morales, sociales o políticas. No creo que debamos aislarla en un altar, porque la matamos.
Y además, qué diablos, tenía carta blanca para soltar todo lo que se me pasara por la cabeza! No era momento para andarse con remilgos. 
Con todo, y como te digo, entiendo tus reparos. Comprendo que pueda tomarse lo extraliterario como una divagación inutil, y tengo asumido que el lenguaje soez le molestará a más de uno. También entiendo que me falta aún mucho aprendizaje, mucho camino por recorrer. Pero en líneas generales, estoy satisfecho del resultado final en este momento de mi vida. Lo mismo dentro de veinte años le prendo fuego. A saber.
Gracias por compartir tus opiniones, Picatrix. ¡Espero que el siguiente no te decepcione tanto, si te quedan ganas de volver a acercarte!
Un saludo y feliz año nuevo!

--- El dom, 2/1/11, Blogia

Picatrix -

He leído tu libro y me ha entretenido pero al mismo tiempo me ha decepcionado. Le sobra el abuso del lenguaje coloquial con expresiones soeces que no vienen a cuento. También serían perfectamente prescindibles los juicios políticos extemporaneos. Sobran los prejuicios ideológicos; propios más bien de un inane "progre" que de alguien que aspira a escribir de forma ingeniosa y amena sobre literatura. Claro que a lo mejor le quitamos todo esto y lo que queda es poca cosa. No me parece que sea un libro especialmente recomendable para estimular a ningún adolescente a aprender historia de la literatura, salvo que tengamos la idea que esta se aprende en la barra de un bar contando anécdotas erotico-festivas y a base de tacos.

felicita -

Bueno, tenemos lo que nos merecemos. ¿Que se lee en este pais? Una novela de Ana Rosa? La biografia de la Esteban? ¿Las andanzas de Drago? Todos ellos vulgares personajillos que tendrian que estar vendiendo chuches en una paradita, pero no, que aqui la tele los ha diosificado (Y nostros pobres tontos, los hemos enriquecido.)

Donser -

Pues sí. Yo también estoy escribiendo. Acabé una que estoy repasando para mandar a rechazar... estoooo, a las editoriales, y estoy divirtiéndome de lo lindo con otra.
Hay veces que viendo una peli, leyendo un relato o novela, encuentras una idea que dices "hostias, esto molaría para una novela/cuento/relato/partida de rol". Bueno con lo último apenas importa, pero de repente sientes el gusanillo ese de "Jujuju, podría escribirlo". Y la otra parte "Pero te podrían pillar".
Lo mismo ocurre al revés: A veces escribes algo que a tí te mola un montón y piensas, "Pero y si me lo quitan cuando lo mando a la editorial en un manuscrito, dicen que la idea es suya y mi ojete se resiente más que si me sentara en un cactus?" Y claro, te acojonas. Sobre todo si eres novel (como es mi caso). Por otro lado tengo a mi novia que me azota para que siga escribiendo, porque le gusta lo que escribo, opine yo lo que opine. Zas, zas ¡COMO ACABA LA HISTORIA! ZAS ZAS. No penséis que es una negrera, o una ogra. Al contrario, pero no repara en medios para que acabe de escribir.
En fin, vengo a decir que creo, desde mi perspectiva de virgencito-no-editado que el mundillo editorial parece estar plagado de todo tipo de pecados y pecadores, santos y santones y con más lados chungos que la Estrella de la Muerte.
Pos nada, suerte con tu libro, que en cuanto vea me compraré (cuenta con ello), y que cada palo aguante su vela.
¡Un abrazo!

Luisa -

Uff pobre mujer, a que se va dedicar el resto de su vida? porque a escribir no creo. A menos que use un seudónimo y ni el editor ni el agente sepan quien es...Es mejor escribir tu propia porquería por lo menos es tuya y eso no te lo quita nadie jeje.
Saludos
P.D. Me encantaría leer el "libro de los cojones"Ups eso parece buen un título.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres