Blogia
Literatura Torcida

Estas Navidades... regala SUSAETA!!!

 

Hola amigos! El otro día andaba yo dubitativo por mi librería. Me miraba un par de títulos infames que me han llegado, preguntándome si la cosa daría para un post de final de año… y ya empezaba a temerme otra larga temporada sin actualizar cuando de repente apareció ante mi el que posiblemente sea el Libro Más Feo editado este moribundo 2009.

Es uno de esos “busca-busca” (así los llamamos en mi tierra) del palo “¿Dónde está Wally?”, que tanto gustan a los niños. Solo que, si habitualmente estos libros buscan potenciar el ingenio del chaval que se remira las páginas, el título del que os hablo lo que pretende más bien es provocar locura y demencia en las tiernas mentes de los infantes que tengan la mala, malísima suerte, de que se lo regalen sus padres para Reyes.

Porque sí: todavía hay padres que regalan libros a sus hijos.

El problema es que entre estos, siempre hay alguno reticente y desconfiado, que cree que eso de gastarse dinero en libros es una anormalidad y que lo que los críos necesitan desde los cinco años es una Wii. Claro, ante la guerra de precios, siempre gana la consola. Y entonces, esos padres van y compran el libro más barato que encuentren.

Que generalmente, es de SUSAETA.

Nunca antes he hablado aquí de esta editorial no porque no lo merezca, (que lo merece incluso mucho más que otras a las que vilipendiamos tranquilamente en este blog), sino porque suelo centrarme en lo que es mi “especialidad”, que es la narrativa de adultos. Pero todos los que amamos la chunguez literaria hemos de sacarnos el sombrero ante el trabajo diario de los muchachos de Susaeta.

 

Susaeta es la típica editorial que tiene más años que la imprenta y que sobrevive gracias al nombre. Y se caracteriza por editar cualquier cosa que les cae entre manos y venderlo a precios de tienda de los chinos.

Y la verdad es que el acabado final de sus productos es de tienda de los chinos.

A veces estás por la sección de librería infantil y coges un libro de pop-up sobre, digamos, piratas, y dices: ostia, está guapo. Tiene solapitas, sobres interiores, las ilustraciones están curradas. Y entonces miras a ver qué editorial es, y ves SUSAETA y te dices: parece que están mejorando.

Pero sólo es un espejismo: a la que buscas un poco más en las cubetas de novedades por colocar, siempre acaba saliendo una nueva MIERDA. Que puede ser desde un cuadernillo para pintar que en su portada tiene una imitación cutre de alguna princesa Disney o del Pato Donald (tal que si lo compráramos… de nuevo… en una tienda de los chinos) a lo que os traigo hoy.

 

El libro en cuestión se llama “BUSCA – Magos y Seres Mitológicos” (en catalán, és a dir, Mags i Èssers Mitològics). La portada era demasiado grande como para poder escanearla y colgarla aquí entera, así que os la tendré que describir. Será fácil: digamos que es una portada muy acertada que glosa de forma brillante las mejores cualidades de esta editorial. Esto es:

1)       SENTIDO DE LA PERSPECTIVA INEXISTENTE

2)       DIBUJOS FEOS Y MAL HECHOS.

3)       USO MASIVO Y TOTALMENTE ALEATORIO DEL PHOTOSHOP.

4)       GRAVES LAGUNAS EN ANATOMÍA HUMANA

5)       HORROR VACUII

 

Y quien dice portada, dice el libro entero. Veámoslo:

 

1)       SENTIDO DE LA PERSPECTIVA INEXISTENTE

 

Lo primero que nota uno al mirar la portada es que algo está mal. Algo está muy mal y no acabas de saber qué es. Y al final resulta que no lo veías porque era TAN EVIDENTE que ni lo creías posible. Y es que no hay perspectiva alguna. O mejor dicho: hay una perspectiva, pero está totalmente jodida. Así las cosas, tenemos como figura principal una especie de mago Merlín muy mal dibujado que mira con cara de mala hostia un caldero del que sale… ¡un Dragón! Y no es una cría de dragón: es un supuesto dragón muy fiero, solo que tiene el tamaño de un perro mediano. Sabemos que es fiero porque el muy hijoputa le escupe fuego a un ent-imitación que quiere parecerse a los del Señor de los Anillos pero sin tener que pagar derechos de autor. Alrededor de estas tres figuras se despliega entonces un abanico de personajes colocados de forma aleatoria sobre un escenario pobrísimo. Y aquí es donde empieza la orgía de la perspectiva. Las figuras no guardan ninguna relación de tamaño: las de atrás pueden ser mucho más grandes y las de “delante” enanísimas. O pueden estar exactamente a la misma altura y no guardar relación de tamaño. O sea, no es que les cueste trabajar con tres dimensiones espaciales: es que ellos trabajan con miles de dimensiones espaciales al mismo tiempo.

 

 

2)       DIBUJOS FEOS Y MAL HECHOS

 

Aparte de sus erratas de tamaño y posición, la composición gráfica del libro es un amasijo de arte psicodélico y demencial que combina las texturas de la peor forma posible. Por ejemplo, un centauro dibujado a mano de forma cutrísima que en la mano lleva una pata de cerdo para jalar que NO está dibujada, sino que es una fotografía de una pierna cruda de cerdo de verdad. Reducida hasta ajustarse al puño del centauro. Pa cagarse. A lo mejor es que así se ahorraban el tener que dibujarla. Esto va directamente ligado con el punto 3, donde veréis las imágenes.

 

3)       USO MASIVO DEL PHOTOSHOP

 

Si por algo destacan los “Busca-Busca” de Susaeta es por el uso indiscriminado del Photoshop, sin rubor ni delicadeza. Ni sentido alguno. Como si les hubieran encargado el libro el día antes y hubieran vertido imágenes a lo loco sin mirar siquiera cómo quedaban.

Como el libro iba de seres mitológicos, decidieron escoger criaturas inolvidables como el Leviatán (que aquí es una especie de culebra de treinta metros que devora barcos) o el lobo Fenrir (que parece que esté electrocutándose). Y como el libro también iba de Magos, pero sólo tenían al mago Merlín… pues para acabar el libro ponen a Houdini y ale, a tomar por culo. Era un mago también, ¿no?

Pero claro, las criaturas de relleno del libro también debían ser mitológicas. Y puestos a hacerlo bien… ¿por qué no reivindicar a aquellas criaturas sobrenaturales que la historia tan injustamente ha hecho caer en el olvido? Señoras y señores, con ustedes, los olvidados del Panteón mitológico:

EL ERIZOGATO:

¿Es un jilguero? ¿Es un murciélago? ¡No! Es el JILGUERIÉLAGO:

 

EL PERROPAPAGAYO:

EL ZORROCONEJO:

EL CABRALLO:

¡Viva el sexo interracial!

 

EL AGUILOPATO:

Buscando a su próxima presa desde las alturas…

 

EL GORRINOCIERVO:

Nótese el niño que parece que le introduzca el puño por el culo en un despiadado acto de fist-fucking zoofílico.

 

LA ARDILLAPOLLO:

 

EL LOROPOLLO:

A destacar los pies de un niño volador que aparecen por detrás del Loropollo como muestra de lo explicado en los puntos 1 y 2.

 

Y para terminar, mis dos favoritos:

EL PATOJIRAFA:

EL GATOMONO:

¡Qué sutilidad en la combinación de texturas!, ¡qué disimulado el montaje! Un fake bien hecho que nos hace soñar con tiempos mejores y más bellos en los que criaturas como el Gatomono o el Gorrinociervo peleaban contra Quimeras, Esfinges y Mantícoras por el control de las llanuras de Persia…

No nos riamos de estas mezclas. Plinio el Viejo hizo en su día lo mismo que Susaeta en este libro y ahora se le considera un clásico y es lectura obligatoria en la universidad.

 

4)       GRAVES LAGUNAS EN ANATOMÍA HUMANA

Otra de las características de las ilustraciones de Susaeta es que, al final, siempre aparece algún ser humano contrahecho. Lo cual es de aplaudir. Porque hay que ser tolerante con todo el mundo. Digámoslo bien alto: ¡¡¡la gente con las extremidades al revés también tiene derechos!!!:

Posiblemente la cara de culo que lleva Teseo en esta ilustración se deba al imposible ángulo que forma su maltrecho codo al agarrar la pared. O quizá será por el hecho de que una gallina (¿?) le ataque en medio del Laberinto del Minotauro.

Otro ejemplo lo tenemos en el capítulo de Quetzalcoatl (al que dibujan con el mismo cuerpo de culebra que el Leviatán, pero le hacen flotar en el aire con unas plumas en la cabeza) donde vemos lo siguiente:

Por mucho que mire la imagen aún no tengo claro lo que estoy viendo. Puede ser:

1)       Un indígena haciéndole una mamada a un guepardo.

2)       Un indígena inflando un globito con forma de guepardo.

3)       Un soplapollas.

Y a destacar:

a) La textura del fondo en contraposición con el guepardo dibujado y la fotografía de un mexicano bigotudo de perfil.

b) El antebrazo derecho, que debe ser de goma por cómo se dobla…

c) El brazo izquierdo, que es mucho más largo.

d) El brazo izquierdo, que está al revés.

e) El brazo izquierdo, que lleva un reloj Casio.

 

5)       HORROR VACUII

Se juntan aquí el hambre y las ganas de comer. Por un lado, los que amamos a Susaeta ya conocemos su pasión por el relleno inútil en cualquier dibujo. En esta editorial son como miniaturistas medievales, temerosos de que quede un solo espacio en blanco y sin rellenar, y si lo que ponen ahí no tiene ningún sentido, da igual. Al menos ya está lleno.

Claro, si lo que estamos editando es un busca-busca… pues joder, ¡si es que es la excusa perfecta! “Uy, aquí voy a tener que rellenar que si no es muy fácil pa los críos…”

Y así, queridos amigos, encontramos cosas como…

1) Un Kalashnikov ruso en un castillo medieval (la excusa es “busca armas que no son de este periodo”)

2) Cientos de gallinas en el laberinto del minotauro.

3) Un toro en el laberinto del minotauro. No. Paraos a pensarlo. El laberinto del MINOTAURO. Es un jodido bicho mitológico. ¿Qué cojones hace ahí escondido un toro de Osborne? ¿Qué era? ¿Su perro?

4) Enanos noruegos que han ido cogiendo de Internet, con diferente trazo, dibujo e incluso definición y pixelazo, echados sobre el fondo como si los hubieran escupido ahí y que parecen enanos… o duendes… o trasgos… u orcos… o teletubbies…

 

Pero lo que realmente caracteriza esta especialidad de Susaeta es el: CORTA-PEGA-INVIERTE. Coges una imagen, la pones, la vuelves a copiar, le das la vuelta, y la vuelves a poner en otro lado. Como la pierna de cerdo (que antes comentábamos) que lleva un centauro… que luego sale repetida tres o cuatro veces en la misma página.

O como… tachán tachán…

EL ZORROCONEJO. Que, acompañado de su amigo, el AGUILOPATO, han decidido abandonar el primer capítulo del libro para explorar el resto del mundo.

En fin amigos. Ya veis que la chunguez no tiene límites. Y gracias a ello, nuestra diversión tampoco.

Sólo por eso vale la pena comprarse el libro. Os animo a todos a que colaboréis estas Navidades regalándole este libro a vuestros hijos, sobrinos o parientes cercanos. Así ellos serán felices. Coño, todo el mundo será feliz. Los Reyes Magos siempre quisieron llevar en su camello un libro de Susaeta para el niño Jesús.

Que ahora que lo pienso… ¿a que el mundo sería hoy un lugar muy diferente si a Jesucristo le hubieran regalado de niño un libro de Susaeta?

Os dejo con este pensamiento navideño.

Y por supuesto, deseandoos (ya que dudo que nos veamos antes del 2010) un feliz colofón para este año y, sobretodo, que el que viene, sea mejor o peor, os traiga todas las risas que os han faltado.

A cuidarse amigos!

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Kyra Dark -

Me ha matado el mejicano con reloj, pero creo que el cochinociervo enculado no tiene precio XDDD!!! Ay, qué risa, por Dios!

Olivia Ardey -

Ay, señor... qué de risas. De verdad que son impagables los momentos que nos haces pasar. Ahora mismo las lágrimas se me saltan al ver los dibus del librito de marras.
Te conocí por aquellos posts tan instructivos sobre la novela romántica y sus portadas, pero desde hoy me rindo a tus pies. Hoy en día, un ingenio como el tuyo es una joyita en este mar inmenso de aburrimiento virtual. Gracias, de verdad.

Eoghan -

Ahora que me he fumado un porrito y me remiro la foto del Zorroconejo, no puedo evitar volver a reirme como un loco, tío. Es que no me jodas. Un ZORROCONEJO. Ojo, que es genial. ¿Se perseguirá el culo todo el día, intentando cazar al conejo?

Un abrazo Zetto, me alegra verte por aqui.

ZeTTo -

Cada vez te curras mas los posts! Que vivan las editoriales con calidad de los chinos... xD Madre del amor hermoso.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres